Adiós silencioso a la onda media romana de la Radio Vaticana

El blog radioescucha.net se hace eco de esta noticia publicada, a su vez, por Italradio y que aquí traducimos.

Cierra en silencio, durante la vigilia del día uno de diciembre, la onda media de la Radio Vaticana que desde hace decenios cubre Roma y una parte del centro de Italia. Italradio no ha sido capaz de encontrar anuncio alguno en las trasmisiones en italiano que preparase a los oyentes para la dolorosa e incomprensible desaparición de la frecuencia de los 585 kHz y los  1260 kHz. Comentarios negativos de nuestros lectores. La radio del Papa es cada día más dependiente de plataformas externas.

Con una decisión semiclandestina, la Radio Vaticana deja de poder ser recibida en una parte significativa de Italia, salvo la zona de Roma y su entono, cubierto por la frecuencia de 105 MHz de la frecuencia modulada y el área servida por la red DAB.

La frecuencia de  585 kHz, dotada de pocos kilovatios de potencia y de una antena muy simple,  realiza  con regularidad el servicio en lengua italiana para una vasta área que va de Siena y llega a las puertas de Nápoles, llevando la señal de la radio donde no llega la FM, incluidas algunas zonas de Roma (Tuscolano, por ejemplo).

La frecuencia de 1260 kHz, todavía menos potente, sigue con su servicio de proximidad con algunos programas en lengua estranjera, bien apreciados por muchas personas.

Muy negativos los comentarios de los letores del portal de Italradio.

Escribe Carlo Tenga: “No logro imaginar cómo los pueblos indígenas o pobres, que apenas consiguen agua potable y comida para subsistir, gasten su escaso patrimonio económico en comprar un ‘smartphone’ y pagar la cuota de acceso a internet mientras haya carencia de redes telemáticas y de energía eléctrica para cargar la batería que los alimentan. Es como no ver la contradicción con la Argentina del Papa Francisco, en donde las ondas medias y cortas son referencia con el servicio di RADIO ARGENTINA AL MUNDO”

Añade Massimo, de Gorizia: “Pero pensaba ciertamente que los ancianos y los marginados tenían ‘smartphone’ y abonos de un Giga para datos. Personalmente he probado a escuchar la Radio Vaticana en ‘streaming’ con mi teléfono; permaneciendo quieto, podía escucharla durante algunos minutos y con varias interrupciones; en movimiento, no se escuchaba nada. Evidentemente para los medios vaticanos no está claro qué cosa significa hacer ‘radio’ y qué es ‘irradiar’ una señal al éter. Deben cambiar la denominación, para llamarse ‘servicio web Vaticano'”

Mientras Mauro, de Roma, lamenta la casi total ausencia de estaciones en onda media en la capital, Massimo, de Palermo,  subraya la incoherencia de quien declara obsoleta las ondas cortas, pero alquila sus propias antenas a otras emisoras.

La Radio Vaticana, después de haber perdido las ondas medias internacionales y  gran parte de las ondas cortas, parece acercarse a convertirse en un centro de producción audiovisual, dependiente de las plataformas no autónomas, que sean capaces de elegir entre reproducir el material proveniente del Vaticano y por lo tanto destinado, por su propia naturaleza, a limitar la libertad de difusión que sólo la radio ha garantizado hasta ahora en todos los lugares.

Share