Muchos diexistas, cuando ya llevan varios años explorando las bandas de radiodifusión en onda corta, se dan cuenta de que les cuesta trabajo añadir nuevas emisoras a su lista particular de capturas. Parece que entonces es el momento de buscar horizontes nuevos y comenzar a explorar otras bandas. La mayoría se encamina hacia dos puntos bien definidos: las emisoras utilitarias y las de radioaficionados. De estas últimas es de las que proponemos hablar ahora.

Cuando un diexista comienza a explorar las bandas de radioaficionados, suele darse cuenta enseguida de dos cosas: que las captaciones pueden ser sorprendentes, pero el índice de confirmaciones obtenidas es muy bajo. Esto no es nada nuevo y de ello se quejan casi todos los que practican el diexismo en estas bandas. Pero si bien es verdad que no podemos esperar un cien por cien de confirmaciones, sí podemos aumentar el número de éstas, dejándolo a un nivel bastante aceptable, si estudiamos el modo habitual de trabajo de los radioaficionados.

Vayamos, pues, por partes y veamos primero cómo tienen que ser los informes de recepción. Es normal que un diexista habituado a trabajar en las bandas de radiodifusión envíe un informe de recepción a un radioaficionado, al igual que lo hacía con las emisoras de radio. Esto es precisamente lo primero que tenemos que evitar. Los radioaficionados se envían unos a otros tarjetas de QSL y cada uno guarda archivadas las tarjetas que le han enviado los demás. Por eso, el recibir un informe de recepción en una cuartilla al radioaficionado le resulta extraño y probablemente no le haga mucho caso. Tenemos que enviar el informe en una tarjeta postal, entero postal, o algo similar, que el radioaficionado pueda archivar con el resto de sus tarjetas. Además, los datos que se deben incluir en este tipo de informes caben perfectamente en una tarjeta postal. Y estos datos que debemos incluir en un informe para un radioaficionado también se diferencian un poco de los que mandamos a una estación de radiodifusión. Lo primero que tenemos que anotar es el indicativo de la estación que hemos escuchado y el indicativo de la estación corresponsal, después la fecha y la hora UTC a la que le escuchamos la banda en la que transmitía, generalmente no es preciso indicar la frecuencia exacta. También tenemos que indicar el modo de emisión que empleaba (telegrafía, banda lateral, etc.). Después el control de la señal que tiene que indicarse preferentemente con el código RST, ya que el radioaficionado no suele utilizar el SINPO. También indicamos el receptor y la antena que empleamos. Y, por último, claro está, no hay que olvidarse de solicitar la QSL (PSE QSL).

Bien, ya lo tenemos preparado, pero ¨dónde enviar nuestro informe?. Algunos radioaficionados, sobre todo los latinoamericanos mencionan en sus comunicaciones su apartado postal para que les envíen allí las QSL. Otros dan el indicativo de su manager y otros no dicen nada. Para buscar la dirección de cualquier estación de radioaficionado tenemos que recurrir al RADIO AMATEUR CALL BOOK libro en el que vienen las direcciones de casi todos los radioaficionados del mundo y de las asociaciones nacionales de radioaficionados; si no encontramos en el libro el indicativo que buscamos, enviamos el informe a la asociación de su país y ellos se lo entregarán al radioaficionado en cuestión. El RADIO AMATEUR CALL BOOK se puede conseguir en España por medio de la URE o de otras organizaciones de radioaficionados.

El informe ya ha llegado a manos del destinatario, el cual comprueba nuestros datos con los que él tiene en su log book y, si coinciden, nos confirma la escucha con su QSL. El siguiente problema se presenta a la hora de hacernos llegar a nosotros Su QSL. La mayoría de los radioaficionados están afiliados a asociaciones con carácter nacional (en España, por ejemplo, la Unión de Radioaficionados Españoles, URE), que a su vez son subsidiarias de la International Amateur Radio Union (IARU) y que, entre otras cosas, se ocupan del tráfico de QSL entre los radioaficionados de todo el mundo. Es decir, que un radioaficionado lo único que tiene que hacer es pasarse periódicamente por las oficinas de su asociación a recoger las QSL que para él han llegado y entregar las que él desea enviar a otros radioaficionados. Este servicio al radioaficionado le resulta muy barato, pues va incluido en la cuota que paga a su asociación; este modo de enviar las QSL en el lenguaje de los radioaficionados se conoce como vía bureau.

Si no estamos afiliados a la asociación de radioaficionados de nuestro país, el radioaficionado que reciba nuestro informe no nos podrá enviar la correspondiente tarjeta QSL vía bureau, y ante la alternativa de tener que costear de su propio bolsillo el franqueo para enviarnos la QSL directamente a nosotros, es posible que decida no enviárnosla, sobre todo si el radioaficionado vive en un país Nrarou y recibe frecuentemente peticiones como la nuestra.

Por eso, en estos casos, para asegurarnos la respuesta es conveniente incluir junto con el informe , algún Cupón de Respuesta Internacional (IRC) para sufragar los gastos de correos. Hay quien también envía postales, sellos, banderines y otras cosas por el estilo para motivar más al radioaficionado para que conteste. Pero es la experiencia la que indica a cada uno la mejor manera de asegurarnos una respuesta y en qué casos conviene esforzarnos más de lo corriente.

Hace tiempo se pudo leer en el boletín de la International Short Wave League, un artículo que nos puede venir muy bien para nuestros propósitos de estudiar el diexismo de radioaficionados. Lo escribió Brian Smith, un escucha galés que parece saber muy bien lo que dice, por lo que nos hemos permitido traducir y entresacar unos párrafos de su artículo que se titula Please QSL (QSL por favor) y, más o menos, dice así:

Es importante recordar que al contrario que las emisoras de radiodifusión las de radioaficionados raramente solicitan informes de recepción. Sin embargo, estos informes les pueden ser muy útiles y hay que aprovechar estos momentos para enviarlos. Luego el primer problema es decidir cuándo nuestro informe puede ser útil o interesante para la estación que estamos escuchando. Tenemos que tener en cuenta que si escuchamos a una estación trabajando con otras de nuestro país, nuestro informe no será útil, pues no podrá decir al interesado nada que él ya no sepa. Uno de los primeros informes que envié iba dirigido a una estación de Estados Unidos que estaba hablando con otro país. Yo estaba seguro de que el radioaficionado no sospechaba que sus señales estaban llegando a mí, en País de Gales, así que le envié mi informe. Al cabo del tiempo recibí una QSL dándome las gracias.

Sin embargo, hay ocasiones en que esta regla de oro se puede modificar. Hace tiempo escuché a un radioaficionado inglés, trabajando en 16 metros con otras estaciones de su localidad y haciendo pruebas con un equipo construido por él mismo. Decidí que un completo informe con mis apreciaciones sobre el resultado de sus pruebas le sería de mucha utilidad. Le envié mi informe y al poco tiempo recibí su QSL.

Otro caso que tenemos que reflejar bien claro en nuestros informes es que nuestro interés está en la escucha y que no pretendemos simplemente añadir otra tarjeta más a nuestra colección.

Es también muy importante asegurarse de que todos los datos del informe sean comprensibles para el destinatario. Esta es probablemente la mayor razón por la que muchos informes nunca reciben respuestas. Datos como QRX fuerte, QSB moderado, etc., a veces no sirven. Hay que dar los detalles lo más completos que nos sea posible. Hay que especificar la fuerza de la señal en los máximos y en los mínimos de los desvanecimientos y cosas por el estilo. Si estos detalles no nos caben en la tarjeta, los ponemos en una hoja aparte y en ella indicamos también el estado del tiempo, el equipo auxiliar que empleamos como auriculares, altavoces, amplificadores de antena, etc. Asimismo podemos también indicar la orientación de nuestra antena y una comparación entre la fuerza de las señales de la estación a la que informamos y otras estaciones de su misma región. Nunca hay que escatimar detalles.

Otra cosa que tenemos que procurar es que nuestro informe llame la atención la más posible al destinataria; ella lo podemos hacer eligiendo los sellos que ponemos en la tarjeta o mandando además una o das tarjetas postales de nuestra ciudad y, si queremos que nos can testen directamente, también podemos incluir un Cupón de Respuesta Internacional y un sobre autodirigido.

Bueno, personalmente se puede creer que nuestro colega Brian se preocupa demasiado a la hora de hacer diexismo; para nosotros que a él, más que recibir QSL, lo que le gusta es hacer informes de recepción. De todos modos sus experiencias nos pueden ser útiles y quizás tengamos que echar mano de ellas cuando nos encontremos con una estación hueso.

Si tenemos en cuenta todos los detalles dados, ya podemos iniciarnos en el diexismo de aficionados con la seguridad de no perder el tiempo y obtener bastante buenos resultados. Al empezar a explorar en serio las bandas de radioaficionados nos daremos cuenta de que en ellas se escuchan cosas que sería imposible oirías en otras bandas. Países que no tienen servicio de radiodifusión en onda corta, pequeñas islas de las que nunca habíamos oído hablar y otras cosas por el estilo, porque en el mundo hay muchos miles de radioaficionados activos desde los lugares más recónditos. Pero incluso podemos escuchar estaciones que emiten desde zonas normalmente deshabitadas, como pequeños islotes, desiertos, etc. Estas zonas son consideradas por los radioaficionados como países, radiofónicamente hablando, claro está, y frecuentemente se hacen expediciones a estos territorios para activarlos. Estas expediciones son conocidas en el argot de los radioaficionados como diexpediciones y las realizan grupos de aficionados que se desplazan por un tiempo determinado a uno de estos territorios, llevándose consigo sus emisoras, antenas, etc.; están emitiendo varios días, contactando con el mayor número posible de colegas y después regresan a sus países de origen. Es una manera de oír a la montaña sin esperar a que la montaña venga a nosotros, un sistema algo caro, pero efectivo de aumentar la lista de países trabajados. Esto, sin contar con que hay radioaficionados en las bases militares en la Antartida o en las estaciones meteorológicas del Ártico, nos da idea de las cosas tan interesantes que podemos escuchar en las bandas de aficionados.

Pero además podemos encontrar otras ventajas a esta rama de nuestra afición, como es que la mayoría de los contactos entre radioaficionados se realizan en inglés y así nos podemos encontrar con estaciones emitiendo desde cualquier parte del mundo en un idioma asequible, sin tener que esforzarnos por entender lo que está diciendo un determinado locutor en árabe, tahitiano o swahili.

Por otra parte, un radioaficionado no nos exige que le estemos escuchando 20 minutos. Con que escuchemos bien su indicativo y el de la estación con la que está hablando, ya tenemos los detalles suficientes para elaborar nuestro informe de recepción. En hacer todo esto podemos tardar 5 minutos y seguidamente volvemos a ponernos delante del receptor para seguir escuchando hasta que encontramos otra estación que nos interese. Esta manera de operar permite reducir mucho el tiempo que pasamos en el escritorio, confeccionando informes, y nos permite pasar más tiempo escuchando, que es lo que nos gusta a todos. Otro detalle a considerar es que, salvo raras excepciones, los radioaficionados no emiten según horarios y frecuencias fijas; cada uno sale al éter cuando tiene un rato libre y le apetece. Esta falta de informaciones hace que cuando uno se pone a explorar las bandas de radioaficionados nunca sepa qué es lo que se va a escuchar; los grandes DX nos surgen aquí por sorpresa, esto nos hace valorar más nuestras capturas y nos estimula para que sigamos explorando. Hay también algunos radioaficionados que tienen hábitos fijos, suelen emitir determinados días, siempre a las mismas horas y en las mismas frecuencias. Esto permite que algunos boletines den noticias de radioaficionados, facilitando incluso horas y frecuencias. Estas informaciones suelen ser útiles, pero los mayores éxitos en estas bandas los conseguiremos con nuestras propias exploraciones.

Origen: MADRIDX número extra

Download PDF

Comentarios

DX de radioaficionados — No hay comentarios

Deja un comentario