Informe nº 109 de 17.05.2020 para ‘Tras las ondas’, de Kevin Ibáñez

INFORME Nº 109

Estimados oyentes de TRAS LAS ONDAS, reciban cordiales saludos desde Madrid en nombre de la AER, de la Asociación Española de Radioescucha.

Este informe lo dedicaremos a la todopoderosa Deutsche Welle, La Voz de Alemania, cuyas siglas son DW, que es el servicio de radiodifusión internacional de Alemania, financiado por el gobierno alemán y cuya sede está en Bonn.

“Estimados oyentes en países lejanos”, con estas palabras del entonces presidente alemán Theodor Heuss, Deutsche Welle salió al aire el 3 de mayo de 1953. Desde su comienzo se estableció el objetivo de proporcionar a los oyentes en el extranjero una visión política, económica y cultural de Alemania.

DW inició esta tarea con transmisiones de onda corta, inicialmente solo en alemán, desde Colonia dirigidas a un público en numerosas partes del mundo. Oigamos una cuña de sus emisiones desde esta ciudad alemana allá por 1965.

<GRABACION DW Colonia>

El 11 de junio de 1953, las entidades públicas agrupadas en la ARD firmaron un acuerdo para compartir la responsabilidad de la Deutsche Welle.

Las primeras lenguas extranjeras se agregaron en 1954: inglés, francés, español y portugués, pero desde 1952 a 2000 se añadieron una veintena más de idiomas, el último, el ucraniano.

En 1955, la Westdeutscher Rundfunk se hizo cargo de la programación de la Deutsche Welle.

El 29 de noviembre de 1960, la Deutsche Welle se convirtió en un organismo público autónomo, según una ley federal de esa fecha.

En 1990, tras la reunificación alemana, absorbió equipos, frecuencias, personal e instalaciones de Radio Berlín Internacional. De esta emisora os traemos su señal de intervalo de 1990.

<GRABACION RBI 1990>

En 1992, la oferta se expandió a la televisión y, poco después, a internet.

En 1993, la Deutsche Welle se encargó de algunos programas en lenguas extranjeras de la Deutschlandfunk, emisora que luego fue la Deutschlandradio, cuya señal os traemos aquí desde 1989.

<GRABACIÓN DLF 1989>

En el aspecto técnico, Deutsche Welle era dueña del transmisor de Jülich (en Alemania, que inició operaciones en 1956) y de otros 15 en la planta de Wertachtal (también en Alemania). Además, tras la reunificación, heredó el transmisor de Nauen, en territorio de la extinta República Democrática Alemana, (perteneciente a Radio Berlín Internacional). Lamentablemente, desde el 1 de enero de 2007, la DW ya no emplea estos transmisores.

En el exterior, la DW usaba las estaciones repetidoras de Trincomalee (en Sri Lanka), Kigali (en Ruanda) y Sines (en Portugal). Aunque, la estación repetidora de Kigali se destruyó durante la guerra civil de 1994. Y la de Sines, en Portugal, se desactivó el 29 de octubre de 2011, desmontándose y vendiéndola como chatarra el 6 de noviembre de 2012.

Además, DW utilizaba tres repetidoras de onda corta y una de onda media en Malta.

Por otro lado, compartía un repetidor en el Caribe con la británica BBC y tenía un convenio de intercambio con Radio Canadá Internacional, que le permitía emplear dos transmisores de la planta de Sackville (en Canadá).

Por otro lado, DW tenía contratos de arrendamiento por horas con repetidores ubicados en Novosibirsk e Irkutsk (en Rusia), Alma Ata (en Kazajstán), Kranji (repetidor de la BBC en Singapur), Bonaire (repetidor de Radio Nederland en las Antillas Neerlandesas), Talata Volonondry (repetidor de Radio Nederland en Madagascar) y Dhabayya (en Emiratos Árabes Unidos).

Ahora bien, a causa de los sucesivos recortes financieros y un presunto descenso en la cantidad de oyentes, se eliminaron algunos servicios en lenguas extranjeras. Concretamente, en 1998, se suspendieron las transmisiones en danés, noruego, holandés, italiano y sánscrito. Y en 1999, sucedió lo mismo con las emisiones en japonés, eslovaco, esloveno, español, checo y húngaro.

Desde su fundación y hasta 2003, la sede del servicio de radio de la DW estuvo en Colonia. Pero, debido a problemas con la estructura de asbesto de su edificio, el servicio de radio de la DW se trasladó a las antiguas oficinas del gobierno alemán en Bonn.

La señal de intervalo del servicio de radio de la DW es un sonido que interpreta un fragmento de la ópera Fidelio, del compositor alemán Ludwig van Beethoven. A continuación, la señal de intervalo de la planta de Kigali de 1980 y en francés:

<GRABACIÓN DW Kigali>

Hoy en día la emisora abarca muchas cosas:

Aparte de las emisiones en 11 idiomas que se difunden a través de la onda corta analógica, por televisión por cable, vía satélite y radio digital mundial. Se suman seis canales satelitales regionalizados de la televisión, que incluyen uno para Latinoamérica. Además, de su sitio web que está en 30 idiomas con noticias, reportajes, información sobre Alemania y cursos para aprender el idioma alemán, así como podcasts y streaming de los programas de TV y radio de la DW.?

Un responsable de la emisora afirmaba en su 65 aniversario, en 2018, que sus emisiones son bloqueadas aún en China e Irán. O lo que es lo mismo, que hoy en día sigue vigente la “guerra fría” de sistemas e ideologías en los medios internacionales. Pero, también afirmaba que ” los días de la onda corta eran más fáciles”.

Aunque en el pasado hubo controversias políticas sobre Deutsche Welle, actualmente los políticos alemanes reconocen su papel en tiempos de inestabilidad mundial. Y, recientemente, el Bundestag debatió el trabajo de emisora. La opinión del Parlamento es muy importante ya que, desde 1960, asegura económicamente la existencia del canal con la “ley Deutsche Welle”.

Por último, en las encuestas internacionales, el 96 por ciento de los oyentes y usuarios de Deutsche Welle alaban la credibilidad de la emisora. Esto representa más de 150 millones de usuarios por semana, una cifra en aumento.

Antes de acabar, no olviden que pueden contactar con nosotros en el correo: radio@aer.org.es así como en nuestra web aer.org.es y en nuestros perfiles en la redes sociales de Facebook y Twitter.

¡Hasta la próxima, muchos 73s y buenos DX!

Print Friendly, PDF & Email