Informe nº 117 de 20.09.2020 para ‘Tras las ondas’, de Kevin Ibáñez

INFORME Nº 117

Estimados oyentes de TRAS LAS ONDAS, reciban cordiales saludos desde Madrid en nombre de la AER, de la Asociación Española de Radioescucha.

En los pasados meses, les hemos hablado sobre qué era la radioescucha en onda corta, sobre qué receptores usar, sobre antenas, las regiones, las bandas y los servicios.

Pues bien, parece interesante conocer cómo se propagan las ondas de radio para saber qué podemos esperar en cada banda.

Las ondas de radio viajan de las antenas de las emisoras hasta las de los receptores, pero su nivel decrece muy rápidamente debido a edificios, grandes estructuras, árboles, etc. que se interponen en su camino. Además, también se ven afectadas por la actividad solar, la hora del día, por las condiciones atmosféricas; en fin… por muchas cosas.

Para que nos sea más fácil de comprender, pasaremos de la teoría a saber qué ocurre en las bandas, empezando por las frecuencias más bajas.

Las bandas de radiodifusión más bajas son las bandas de onda larga y media (la que en sus radio figura como MW ó AM y LW, respectivamente), las emisoras que emiten en estas bandas deben tener mucha potencia para cubrir hasta un centenar de kilómetros. Sus antenas son muy altas, de decenas de metros. En definitiva, su infraestructura es costosa. Pues bien, estas emisoras, cuando cae la noche y, en ciertas condiciones, pueden alcanzar cientos de kilómetros, llegar a otros países y, excepcionalmente, cruzar continentes. Para escuchar estas bandas de día, vale con la antena de ferrita interna del receptor, que incluso funciona de noche; pero, los aficionados finlandeses montan antenas de cientos de metros, logrando escuchar de forma regular emisoras de América.

Las siguientes bandas son las llamadas tropicales, usadas por los países del trópico ya que otras bandas tienen dificultades de propagación y, por tanto, en llegar a los oyentes. Estas bandas alcanzan también cien o más kilómetros de día, con potencias inferiores a las anteriores. Por ejemplo, estas bandas son muy populares en Perú, Bolivia o algunos países de África. De noche, por fortuna, llegan incluso a otros continentes, aunque a veces con bastante ruido y para sintonizarlas es mejor que sea noche en el lugar donde está la emisora y donde está el oyente. Además, se deben usar antenas externas para tener éxito.

Y, por fin, llegamos a las bandas más interesantes, las bandas clásicas de la onda corta, las de 49, 41, 31, 25, 21 y 19 metros. Estas bandas van de los casi 6 a los 15.6 Mhz y en ellas emiten la mayoría de las emisoras internacionales. Podemos decir que en estas bandas se escuchan de día y de noche, si bien el origen de las emisoras va variando ya que, como decíamos, es bueno que sea de noche tanto donde está la emisora como donde está el receptor.

Para relajarnos, nos vamos a Cuba, desde donde traemos dos minutos del inicio de emisiones de Radio Habana Cuba.

<GRABACION RHC>

Continuamos, pues atendiendo a las distintas condiciones de propagación de las ondas de radio que se dan durante el año, éste ha sido dividido, por convenio, en cuatro períodos:

· Periodo M (de Marzo) y que va de ese mes a Mayo

· Periodo J (de Junio) y que va hasta Septiembre

· Periodo S (de Septiembre) que va de ese mes a Noviembre y

· Periodo D (de Diciembre) que llega hasta Marzo

Estos períodos son de especial importancia en la actividad del radioescucha ya que marca las fechas en que las estaciones internacionales de radiodifusión realizan cambios en sus frecuencias y horarios de transmisión, si su departamento de planificación de frecuencias lo estima necesario.

El comienzo de cada período coincide con el primer fin de semana del mes correspondiente o el lunes consecutivo. A este respecto hay que decir que cada emisora sigue su propia norma. De igual modo, existen emisoras que no se atienen estrictamente a esta distribución anual; algunas cambian cada dos períodos, otras lo hacen dos veces al año según su conveniencia y las hay que en años no efectúan variación de ninguna clase, mientras que otras subdividen en dos partes los períodos M y S o bien A y B.

Y, en este mes de octubre, concretamente el 31 de octubre, muchas emisoras cambiarán su esquema de emisión, el que sería B20, este cambio coincide con la entrada en vigor del horario de invierno en buena parte del Mundo.

Lo importante es saber que las emisoras internacionales no emiten siempre con los mismos esquemas de frecuencias y horarios, sino que los van adaptando a las condiciones de propagación, todo ello con el objeto de llegar en las mejores condiciones a los oyentes.

En fin, ya no les aburrimos más, en nuestro próximo informe les daremos noticias, pero dentro de un mes, ahondaremos más en esta afición.

Antes de acabar, no olviden que pueden contactar con nosotros en el correo: radio@aer.org.es así como en nuestra web aer.org.es y en nuestros perfiles en la redes sociales de Facebook y Twitter.

¡Hasta la próxima, muchos 73s y buenos DX!

Print Friendly, PDF & Email