Informe nº 121 de 15.11.2020 para ‘Tras las ondas’, de Kevin Ibáñez

INFORME Nº 121

Estimados oyentes de TRAS LAS ONDAS, reciban cordiales saludos desde Madrid en nombre de la AER, de la Asociación Española de Radioescucha.#

En los pasados meses, les hemos hablado sobre qué era la radioescucha en onda corta, sobre receptores, als antenas, las regiones, las bandas, los servicios, la propagación, las tarjetas QSL y los informes de recepción.

En esta ocasión, hablaremos de las emisoras utilitarias.

Las utilitarias son todas aquellas estaciones que no son ni de radiodifusión ni de radioaficionados, Básicamente se pueden dividir en dos grupos: servicio móvil y servicio fijo.

En el primer grupo se encuentran todas las estaciones de móviles terrestres, barcos, aeronaves vehículos espaciales, etc. y sus respectivas estaciones terrestres.

En el segundo grupo encontraremos los sistemas de radionavegación, las emisoras de frecuencia patrón y de señales horarias, las meteorológicas, las de información geofísica y las de punto-a-punto.

Son muchos los diexistas y radioaficionados que, después de explorar sus respectivas bandas, se apasionan por las utilitarias.

Para unos es un medio de conseguir nuevos países, ya que en muchos territorios donde la radiodifusión sólo operan en OM o FM, y por lo tanto son difícilmente audibles aquí, suele existir, por ejemplo, una costera que emite en OC, gracias a la cual podemos escuchar esos países.

Para otros, es un medio de asomarse a un mundo diferente, al cual sus ocupaciones sedentarias no le dan acceso. Y así podríamos nombrar otras razones por las que uno se dedica a escuchar utilitarias.

Los primeros informes a una estación utilitaria se suelen enviar con una cierta aprehensión, ya que el escucha sabe o intuye que está tocando un mundo reservado.

Y lo cierto es que el Reglamento de Telecomunicaciones prohíbe la intercepción, divulgación o la simple información pública de cualquier comunicación no destinada al público en general.

Por otra parte, también se supone que el destinatario del informe será un profesional de la radio y, por lo tanto, no necesita de dicho informe.

La experiencia, sin embargo, demuestra que esto no ha de ser un impedimento para enviar informes de recepción, ya que, salvo excepciones, las utilitarias suelen contestar, a veces con mucha amabilidad, incluso adjuntando información técnica en forma de folletos y artículos. Muchas hasta tienen vistosas QSL. Ahora bien, de lo anteriormente dicho hemos de sacar dos consecuencias y tenerlas en cuenta:

En los informes no debe de aparecer ningún dato que pueda ser considerado como confidencial (conversaciones privadas, información reservada, etc.). Esto, sin embargo, nos deja un margen muy amplio con las señales de radio-navegación, horarias, boletines meteorológicos de aviación, costeras, llamadas generales de las mismas, etc.

En 2º lugar, se debe recordar que el informe no irá a un locutor de programas de radio, sino a un especialista en telecomunicaciones. Por lo tanto si queremos que nuestro informe le interese, deberá ser de buena calidad (descripción detallada de nuestras condiciones de escucha y cualificación de señal, seria y exacta) y que cubra un período de tiempo de varios días.

Eso no impide que en ocasiones la estación destinataria del informe nos pida el envío de otro informe o de informes continuos.

Para iniciarse, quizás lo más cómodo sean las señales horarias. En este caso, en efecto, no hay duda ninguna en cuanto a su no-confidencialidad. Aunque no sean de radiodifusión, estas señales son para todo el mundo.

Pero se deberá prestar atención en el caso de que estas emisoras de señales horarias además lo sean de frecuencia patrón, es decir que transmiten en 2.5, 5, 10, 15 y 20 MHz, ya que en este caso suelen estar varias en la misma frecuencia y, para no equivocarse, se habrá de esperar la identificación y comparar el tipo de señal horaria con la descripción de los libros. Casi todas confirman con QSL o carta.

Algunas como la WVV y la VWVH incluyen además en sus emisiones datos geofísicos, útiles para estudios de propagación o su previsión. Datos al respecto pueden obtenerse de la misma estación o de publicaciones más especializadas; como las de la editorial Klingenfuss que publica guías de emisoras utilitarias y, cuyo autor se ha hecho famoso debido a su bien merecido prestigio entre los diexistas dedicados a esta faceta del DX.

En fin, terminamos con un fragmento de 90 segundos de la emisora horaria WWVH desde la isla de Kauai, en Hawaii, que opera desde 1948, emite por 2.5, 5, 10 y 15 MHz. En este caso se trata de la emisión de 2.5MHz:

<GRABACIÓN WWVH>

Tras esta breve grabación, les dejamos. Pero, antes de acabar, no olviden que pueden contactar con nosotros en el correo: radio@aer.org.es así como en nuestra web aer.org.es y en nuestros perfiles en la redes sociales de Facebook y Twitter.

¡Hasta la próxima, muchos 73s y buenos DX!

Print Friendly, PDF & Email