Cuba interfiere a radioaficionados

Martín Butera*

Nuestro redactor invitado se hace eco de la actualidad con este artículo sobre cómo las manifestaciones de protesta contra el régimen cubano han llegado a interferir las emisiones de los radioaficionados.

Además, se incluye una reflexión del diexista argentino Daniel Camporini sobre lo que Cuba ha soportado desde a revolución, con un permanente acoso a través de las ondas de radio de parte de los Estados Unidos o de grupos de exiliados cubanos residentes en el estado de La Florida.

Agitando banderas cubanas y gritando «¡Patria o Vida!», miles de cubanos tanto en La Habana como en Miami han estado participando en las históricas manifestaciones contra el gobierno comunista para exigir un cambio en la Isla, azotada por la crisis económica, política y social. 

Cuba está bloqueando frecuencias de radioaficionado para detener la comunicación dentro y fuera de Cuba.

No solo existe un apagón de internet, ahora se suma también una interferencia intencionada en la banda de 40 metros de radioaficionados.

Los operadores de radioaficionados Cubanos, se comunican regularmente entre Florida y Cuba. La semana pasada, misteriosas señales provenientes de la parte este de la isla, bloquearon las frecuencias de la banda de 40 metros.

Mientras las protestas contra el gobierno se extendían por las calles de Cuba el 11 de julio de 2021, algo extraño estaba sucediendo en las ondas de radio. Los radioaficionados de los Estados Unidos descubrieron que de repente partes de la popular banda de 40 metros estaba siendo inundadas de interferencias.

Los radioaficionados de la Florida informaron que las señales eran más fuertes allí, lo suficiente como para hacer imposible la comunicación con radioaficionados en Cuba.

Los radioaficionados cubanos generalmente tienen radios de 40 metros que se construyeron hace muchos años. Ya que la gran mayoría no tienen fondos para comprar equipos comerciales.

Además, el rebote de la banda de 40 metros facilita el acceso a zonas de Estados Unidos que tienen mayor población cubana.

Estas nuevas señales misteriosas, duraron por varios días, pero no solo se pudieron captar en los Estados Unidos, llegaron también a Europa y se pudieron escuchar en algunas regiones de Europa Occidental como Reino Unido, Francia y España.

Aquí en Sudamérica, en la ciudad de Brasilia Distrito Federal (capital de Brasil), donde vivo actualmente, pude captar el potente “Jamming”.

La palabra “Jamming”, hoy en día la mayoría de los radioaficionados y radioescuchas usan este término, para describir el uso deliberado de un ruido o señales de radio en un intento de interrumpir las comunicaciones o evitar escuchar transmisiones.

Josh Nass (KI6NAZ), radioaficionado de California y dueño del canal de Youtube HRCC (Ham Radio Crash Course), fue uno de los primeros en tratar de localizar de dónde provienen esas interferencias.

Josh Nass (KI6NAZ), dice en su video: “noté la interferencia que cubría gran parte de la banda de 40 metros. Luego tuve mensajes de muchos, cubanoamericanos que son radioaficionados, para informarme que parecía un esfuerzo coordinado de interferencia”.

Esto me hizo recurrir a la red KiwiSDR y el algoritmo TDoA. “Efectivamente, en paralelo muchos de mis amigos también estaban haciendo lo mismo, y en gran parte obtuvimos el mismo resultado, que parece que las señales provienen del lado este de Cuba”.

Aquí pueden ver el video de Josh Nass (KI6NAZ) sobre este tema:

La American Radio Relay League (ARRL), habló sobre este tema

Bob Inderblizten (NQ1R) de La American Radio Relay League (ARRL), se expresó sobre el tema.

«Estamos al tanto de los informes de radioaficionados de señales no amateurs observadas en las bandas de radioaficionados, y en su mayoría probablemente originadas en la dirección de Cuba», dice Bob Inderblizten (NQ1R) de la ARRL. Sin embargo, debido a que los radioaficionados estadounidenses tienen acceso a tanto espectro y, por lo tanto, el impacto general es limitado en los Estados Unidos, y debido a que ARRL es una organización nacional en lugar de internacional, “ARRL no tiene un papel real” en esta situación”.

Sin embargo, agrega, «existe un mecanismo para que los aficionados denuncien a los intrusos en la banda de aficionados a través de la Unión Internacional de Radioaficionados (IARU), que depende de los gobiernos nacionales para hacer cumplir las regulaciones , por lo que si la interferencia realmente la genera el gobierno cubano, es probable que cualquier notificación tenga poco efecto.

Aquí podemos ver el intenso Jamming, producido en la banda de 40 metros, durante las manifestaciones del pueblo Cubano, contra su propio gobierno

En pocas regiones del mundo, la pelea por interferir es tan intensa, como en Cuba y Los Estados Unidos, esto data de muchísimo tiempo y existe una larga historia bibliográfica a lo que “Jamming”, se refiere.

La época más intensa, sin lugar a duda se desarrolló en la era de la llamada “Guerra Fría”.

Cuba y los Estados Unidos, están separados a sólo unos 145 kilómetros entre el sur de Key West, Florida y la Habana, en esos pocos kilómetros se ha desarrollado la batalla de “Jamming”, más intensa históricamente hablando sobre interferencias, batalla que continúa hasta los días de hoy…

La reflexión de Daniel Camporini**

La aparentemente interminable confrontación en los medios de comunicación entre los Estados Unidos y Cuba da inicio en realidad poco tiempo antes de que la revolución llegara al poder en 1959. Durante el gobierno de Eisenhower ya se analizaba la posibilidad de la caída de Batista y el triunfo de la guerrilla y se establecieron planes si esto llegaba a concretarse.

Esta política de propaganda psicológica en la radio comienza a hacerse efectiva en 1960 cuando Estados Unidos comienza a elaborar planes para la invasión de la isla en lo que iba a producirse con el desembarco de la Brigada 2506 en Bahía de Cochinos que terminaría en un fracaso militar por parte de las tropas invasoras. Como apoyo a estas tropas se instaló una emisora de radio a cargo de la CIA en la mayor de las Islas Swan (Islas Cisne) ubicadas en el Golfo de Honduras, a poca distancia de Cuba. En la isla se instaló un equipo emisor RCA de 50 Kw que había empleado Radio Europa Libre en la frontera checoslovaca que empleó la frecuencia de 1160 Kc/s en la onda media y en la onda corta se la escuchó en los 6000 Kc/s con 7.5 Kw de potencia. Luego del fracaso militar la emisora bajo el tono de sus agresivos mensajes, cambió de nombre por el de Radio Américas y funcionó hasta mayo de 1968.

Posteriormente y hasta mediados de la década de 1990 una larga lista de emisoras clandestinas instaladas por la CIA o por grupo de cubanos exiliados apoyados por la agencia estadounidense realizaron transmisiones de todo tipo hacia Cuba. Algunos de sus nombres fueron La Voz del CID (Cuba Independiente y Democrática) que emitió desde Santo Domingo o Radio Caimán que lo hizo desde algún lugar de Centroamérica, posiblemente Honduras o El Salvador. Luego se pudieron escuchar una gran cantidad de programas elaborados por exiliados cubanos en Miami que desde sus propios equipos o comprando espacio en emisoras legales estadounidenses. La Voz de la Fundación, Radio Alpha 66, Radio Libertad Cubana, Radio Abdala, entre muchas otras.

Para muchas de estas emisoras anticastristas su existencia comienza a cambiar cuando los Estados Unidos inicia un acercamiento hacia Cuba y comienza a recortar el apoyo financiero y lentamente comienzan a desaparecer. En la actualidad el mismo gobierno estadounidense ha blanqueado su posición cuando estableció Radio Marti, una emisora que dependía en un comienzo de la Voz de América y ahora es autónoma.


** Daniel Camporini: Diexista argentino, periodista, investigador, productor radial, con más de 40 años de actividad. Actualmente es productor del programa “Historias de Radio”, editor de la página del mismo nombre que se publica en Facebook y autor del libro “Un Viaje por el Éter” de reciente edición donde hace referencia al nacimiento y desarrollo de la radiodifusión.

La mayor manifestación en décadas

Miles de cubanos tomaron las calles desde el domingo, en protestas populares inéditas desde hace décadas

Como argentino, puedo contarles de la fuerte ligazón que existe entre Cuba y Argentina.

Cuando la revolución Cubana, triunfa en 1959, sus principales protagonistas, fueron el Cubano Fidel Castro y el argentino Ernesto Guevara, conocido como «el Che Guevara» o simplemente «el Che».

Che Guevara, es una figura polémica que despierta muchas sensaciones diferentes entre las personas, están quienes lo odian, lo aman o simplemente lo respetan.

Más allá de las sensaciones que despierta en cada uno de nosotros, no cabe duda que fue un emblema revolucionario latinoamericano del siglo XX , logrando en la historia, una proyección internacional a la altura de otros íconos argentinos como el cantor de tango Carlos Gardel, la ex primera dama Evita Perón, el papa Francisco I, el escritor Jorge Luis Borges, el piloto de Fórmula 1 Juan Manuel Fangio o los futbolistas Diego Maradona y Lionel Messi.

Su memoria está siempre muy presente en la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina, por ejemplo, su rostro se puede hallar fácilmente pintado en paredes, banderas políticas y de equipos de fútbol, en tatuajes, además de diversas expresiones artísticas, como poemas, canciones y filmes.

Explicar aquí brevemente la «problemática Cubana», sería algo muy difícil, pero créanme que como periodista argentino, es algo que conozco muy bien. Porque crecimos escuchando sobre Cuba, por eso aquí trataré de ser lo más objetivo posible, para explicarles con mis palabras, los motivos de la manifestación cubana, los invito a entender porque ocurrieron.

El gobierno de Diaz Canel y el Partido Comunista de Cuba (PCC) dicen que las protestas “son orquestadas y financiadas desde los Estados Unidos”.  Desde que la revolución cubana derrocó al dictador Fulgencio Batista (1901-1973), Estados Unidos se ha convertido desde siempre en el «enemigo».  Un enemigo que es verdad  impuso un embargo económico, que asfixió por años a Cuba.

Pero… ¿Por qué una protesta en masa del pueblo cubano, después de tanto tiempo?

La explicación no es fácil, es una mezcla de muchos factores, algo sin precedentes: desde la crisis venezolana hasta la salida del poder de Castro, Internet, el fin del doble tipo de cambio y, por supuesto, la pandemia del covid-19.

No se puede buscar una explicación simplista para la compleja realidad cubana. El origen de las protestas en las principales ciudades cubanas parece tener su origen en la severa crisis económica de los últimos años, agravada por la pandemia de 2020/2021, que hace que la escasez de bienes sea aún más serios.

Su único aliado Venezuela también vive una grave crisis.

Miles de cubanos se dirigen hacia el Capitolio Nacional de La Habana, para alzar sus banderas en protesta

Cuba vive un problema económico y social sin precedentes, es un país pobre que no puede producir iniciativas empresariales dentro de su propio país para que la economía funcione.

Sumados a los problemas en la agricultura, con la mala zafra azucarera en los últimos años, además desde la llegada a internet a la isla, si bien siempre fue limitada, ya no es tan fácil ocultar información.

Los productos esenciales en el país, como alimentos, artículos de higiene y combustible están en falta.

El régimen de Fidel Castro (1926-2016) se volvió sumamente comprensivo con el turismo. Los dólares se hicieron bienvenidos. Se creó una nueva moneda (el CUC), con tipo de cambio del dólar, en paralelo con los pesos cubanos. Y con el ascenso de Hugo Chávez (1954-2013) en Venezuela, Cuba ganó un importante socio comercial en términos de combustibles “el petróleo”.

Pero un factor que nadie esperaba llamado “la pandemia del covid 19”, convirtió el año pasado 2020 en un año cero para el turismo, principal fuente de ingreso económico para la isla y esa situación no mejoró en el actual 2021, donde el turismo internacional parece no volver tan rápidamente.

Cuba depende mucho de una economía paralela, derivada del turismo y el envío de dólares de los familiares que viven en el exilio.

Estas dos fuentes se vieron perjudicadas, el turismo prácticamente se estancó y el pasado mes de junio de 2021, el gobierno cubano restringe el envío de dólares.

Pero hay otros temas por analizar, no solo lo económico, la falta de libertad política, la ineficiencia estatal y la creciente desilusión de las nuevas generaciones.

Por todo esto, las protestas populares en Cuba son totalmente verdaderas.

El pueblo Cubano, salió a las calles porque ya no aguanta más en la pobreza que está hundido, cansados del deterioro de su nivel de vida.

Desde ya que Estados Unidos, tiene su responsabilidad en la crisis social cubana por su histórico bloqueo. Pero el bloqueo, es solo un elemento, no la causa fundamental de la grave situación social que padece el pueblo Cubano.

El bloqueo, instaurado en los años 60, fracasó por la resistencia del pueblo cubano y por creer en la “Revolución cubana».

El pueblo Cubano, ya no resiste ni cree en la “Revolución Cubana”, la burocracia del Partido Comunista Cubano, que siempre ha echado la culpa al “bloqueo” para justificar que no haya libertades, ha mantenido a los trabajadores cubanos por muchísimos años con salarios miserable de 20 dólares mensuales.

Mientras tanto los dirigentes del Partido Comunista Cubano, los militares y los nuevos burgueses viven como ricos, con sus privilegios y en barrios reservados.

Por dar un ejemplo, hace unos meses Tony Castro, uno de los nietos de Fidel Castro, compartió por medio de sus redes sociales, imágenes de sus costosos viajes a destinos como París y España. Además, publicó fotos conduciendo un BMW en  lujosos sitios turísticos de Cuba. Lo cual provocó gran indignación.

En Cuba ya no existe ningún socialismo. Se trata de un régimen de partido único represivo que, al estilo de China, gobierna para los nuevos ricos, mientras crece la pobreza y la desigualdad de su pueblo.

Esta es la protesta antigubernamental más grande que se registra en la isla desde el llamado “maleconazo”, cuando en agosto de 1994, en pleno “período especial” cientos de personas salieron a las calles de La Habana y no se retiraron hasta que llegó el entonces líder cubano Fidel Castro

Lo que hizo enfurecer al pueblo Cubano, después de tanto tiempo de pacífica convivencia con el régimen comunista, no fue una nueva “conspiración imperialista Norteamericana” sino el brutal ajuste que aplicó el gobierno cubano en enero de este año.

El presidente Miguel Diaz Canel, dio por terminado el largo período de la existencia de dos monedas en Cuba, el peso cubano y el peso convertible CUC.

Al abolir el el peso convertible (CUC), el peso cubano terminó a un tipo de cambio de 24 a 1 dólar, como única moneda oficial. Esto provocó una gran inflación de precios para los residentes locales.

En los meses pasados, se desató una inflación grandísima, lo que derivó en una devaluación de la moneda, esto terminó de aniquilar el salario bajísimo de los trabajadores cubanos, que ya de por sí es inhumano.

Además desde hace tiempo el pueblo cubano hace colas interminables para conseguir comida, sufre cortes de electricidad y, en medio de la pandemia, escasean los medicamentos. Mostrando el deterioro del servicio de salud.

Todo esto terminó estallando el domingo 11 de julio, en el pueblo de San Antonio de los Baños, a 38 km de la Habana, y se extendió rápidamente a otras ciudades y a la misma Habana.

Miles de Cubanos salieron a las calles a reclamar con la consigna “Patria y vida”, pedían por comida, medicamentos y repudiaban al gobierno y a su ajuste.

Estas protestas populares pueden ser el comienzo de un cambio en la situación.

No hay dudas que Fidel Castro era más hábil para manejar este tipo de crisis y fue un símbolo de la revolución y un importante símbolo para el pueblo Cubano.

Su hermano, Raúl Castro, que gobernó Cuba desde 2008 al 2018, tenía todavía algo de ese aura.

Pero desde 2018 está al frente del país Miguel Díaz Canel y parece no lograr mantener al régimen en pie.

Cuba se democratiza, muchos analistas hablan de una “primavera cubana”, en referencia a la Primavera Árabe, o el inicio del colapso del régimen que ha gobernado Cuba desde la Revolución de 1959.

Sin embargo, la fuerza del aparato policial y militar sigue siendo fuerte, lo que permite al régimen contener cualquier manifestación en las calles.

Pero de algo estoy seguro que las protestas continuarán por un largo tiempo, lamentablemente con mucha represión y muertos, pero esta vez el pueblo Cubano parece que está dispuesto a llevar a cabo su lema “Patria y vida”, hasta las últimas consecuencias.

—-

* Martín Butera es radioescucha y radioaficionado, con más de 30 años de experiencia, y ha participado en expediciones de DX a lo largo de Sudamérica y Centroamérica, bajo el indicativo de radio argentino «LU9EFO» y el indicativo brasileño » PT2ZDX «.

Es nuestro colaborador AER acreditado en Brasil, Martin también es corresponsal de varios boletines que cubren los problemas de la radio mundial en todo el planeta.

Es el fundador del Club de Oyentes en Brasil, llamado CREW 15 punto 61 (15.61). Actualmente solo CREW 61.

Martín es argentino, nacido en la ciudad capital de Buenos Aires. Actualmente vive en Brasilia DF, la capital de Brasil.

También es periodista, documentalista y miembro fundador de Radio Atomika 106.1 MHz (Buenos Aires, Argentina).

** Fuentes consultadas:

  • Miguel Sorans (miembro de la dirección de Izquierda Socialista, de Argentina y la UIT-CI)
  • Edison Veiga (periodista y escritor brasileño) Colaboración para UOL TAB (Reporteros en la calle en busca de la realidad) https://tab.uol.com.br/
  • Jason Koebler (Vice.com)

 

Print Friendly, PDF & Email