Artículo.

Galería (Archivo)

Más o menos legal

| 2014-09-01 00:04:31

La Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC) denunció, según diversos medios, la enorme cantidad de emisoras alegales que hay en el país, no sólo de entidades sin permisos, sino de las grandes cadenas establecidas. De hecho, la AERC afirma que hay 3.000 emisoras en situación irregular frente a las 2.000 legales, entonando al mismo tiempo el “mea culpa”, ya que parte de las irregulares son suyas. Por tanto, ellos hablan de 5.000 emisoras en la FM española, sin embargo, en la lista AER/FMLIST hay unas 6.000, descontando las inactivas, futuras o canceladas.
Pero, por si fuera poco, el presidente de la AERC justifica las irregularidades de sus emisoras aduciendo que son como consecuencia de que sus emisoras se ven interferidas, por lo que cambian de frecuencia, añaden nuevas o aumentan su potencia.

Por su parte, las comunidades y el Ministerio de Industria cursan expedientes sancionadores a algunas de las alegales, entre ellas a las tres grandes (como son la SER, Onda Cero y Cope), pero sus importes oscilan entre los 30.000 y los 90.000 euros, no parece que les hagan temblar. Dicen, los de la AERC, que no quieren llegar al Norte de África con el aumento de sus potencias de emisión (y no sólo), y dicen ser conscientes de que deberían emitir con unas potencias normales, apropiadas. ¿Les vamos a creer?

Por su parte, las emisoras alegales se mueven como pez en el agua, entre el descontrol de las Administraciones, cuando no la complacencia de alguna de ellas. Muchas de ellas miran para otro lado y, de vez en cuando, salta a la prensa una sanción o un cierre, por lo general de emisoras municipales o escolares. Incluso, se intuyen prácticas mafiosas, colocándose a 0,10 Mhz de otra, bien sea emitiendo música o sencillamente con portadora y su RDS, para evitar que se escuche la ostigada hasta que no se vaya o pague. De todas, las más inocentes son las escolares y, en todo caso, ya se sabe que “a río revuelto, ganancia de pescadores”, sobre todo si son listos.

En las grandes ciudades, el díal se ha poblado de emisoras de todo tipo: religiosas de diversas confesiones, latinas con distintos ritmos, tarotistas y similares, escolares, universitarias, etc., además de repetidores en múltiples frecuencias de las llamadas legales, también en situación irregular. Incluso los sitios web de las cadenas legales no reflejan un correcto listado de sus emisoras repartidas por todo el territorio, sean o no las fijadas en las concesiones. Es curioso que también las llamadas alegales llegan a constituir cadenas, con sus sitos web en lo que, a veces, reflejan con pulcritud sus emisoras, incluso sus coordenadas. Todo ello demuestra que es la “Ley de la Selva”, el sálvese quien pueda.

Nadie explica cuántas emisoras entran en el espectro con garantías de buena calidad en la recepción y, menos aún, cuáles son los criterios de la concesión de licencias. No será ni la primera ni última vez que las Administraciones se las dan a sus amigos políticos, económicos o religiosos. Tampoco nos hemos sorprendido cuando los tribunales echan por tierra alguna de las concesiones por arbitrarias o cuando alguna Admistración retrasa “sine die” una concesión.

Nosotros, los aficionados al DX en la FM, nos debatimos entre el deseo de tener un dial más estable y confiable, y el de que numerosas emisoras florezcan y se marchiten, para animar nuestra afición y que no decaiga como el DX en la onda corta. Para los aficionados extranjeros, lo que ocurre en España es casi inconcebible. Ellos, por lo general, tienen todos los detalles de su más que estable dial. Nosotros, a la caza de continuas novedades. De hecho, sin esas novedades, este boletín tendría poco sentido. Por tanto, alguien podría plantearse la siguiente pregunta: ¿nos beneficiamos de la existencia de emisoras en situación irregular en el dial de la frecuencia

Nota de la redacción

Continuamos con los cambios y en esta ocasión damos la bienvenida a la redacción a Juan C. Pérez, que se hará cargo, junto a Pedro Sedano, de Castilla y León, así como a Raúl Cava, que llevará Tarragona. A ambos, ¡gracias!

Fe de erratas

En el pasado número de agosto se deslizaron los siguientes errores:

  • Pág. 6 columna derecha: 107.20 LA VOZ DE FÁTIMA, VIGO. Esta noticia debería estar en la provincia de Pontevedra

  • Pág. 8 columna izquierda: 88.80 RADIOLÉ DE LA FRONTERA, MORÓN DE LA FRONTERA. A esta noticia se le asignó a una población y provincia inadecuadas que, en realidad, son: JERÉZ DE LA FRONTERA, provincia de CÁDIZ

  • Pág. 16 columna derecha: RADIO TOP 21 GRAN CANARIA. Esta noticia debería estar en la isla de Gran Canaria.

Print Friendly, PDF & Email