Artículo.

Galería (Archivo)

IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LA EMISORAS DE RADIO

Mika Mäkeläinen* | 2020-04-08 18:04:29

¿Qué significa la pandemia para las emisoras de radio? Todavía no he visto ningún análisis en ninguna parte, así que pensé en tratar de medir algunos posibles resultados y nuevas estrategias con una visión global. Naturalmente, la profundidad de los cambios dependerá de cuánto tiempo continúe el confinamiento. Sin embargo, mientras no haya cura o vacuna contra el nuevo coronavirus, veremos cambios de estilo de vida más o menos permanentes que alterarán fundamentalmente el mundo de la radio.
En primer lugar, los organismos de radiodifusión tipo BBC -empresas de radiodifusión pública de propiedad estatal pero editorialmente independientes- parecen estar prosperando, relativamente hablando. Las calificaciones han mejorado y la demanda de periodismo independiente confiable parece es insaciable. Sin embargo, a largo plazo, su fuente de financiación comenzará a secarse, ya que los gobiernos se están ahogando en deudas y se enfrentarán a recortes inevitables. Los medios de comunicación perderán, puesto que los fondos públicos deben desviarse a la atención de la salud y a potenciar la red de la seguridad social.

Los organismos de radiodifusión comercial ya están en graves dificultades. Los ingresos publicitarios se han reducido, a pesar de que las audiencias se han disparado. Esta situación se volverá insoportable a largo plazo. Prácticamente todos los ingresos publicitarios se basan en la demanda de los consumidores, y no cualquier demanda, sino (especialmente para las estaciones locales) en su mayoría proveniente de empresas de servicios locales. Gran parte de esa actividad comercial se ha detenido o se ha reducido considerablemente, y cualquiera que sea el negocio que quede, las empresas no tienen dinero para la publicidad. Del mismo modo, el público no tiene dinero para otras necesidades que no sean las necesidades básicas. Podemos esperar un tsunami mundial de quiebras en la industria de la radio comercial, a menos que les vengan a rescatar fuentes de ingresos alternativas. Más sobre este asunto, algo más adelante.

Hay algunos sectores en la radio comercial que tienen especialmente gran éxito. Piénsese en la OM de los Estados Unidos, que es uno de los pocos países donde las emisiones de radiodifusión por OM todavía existen a gran escala. La gente escucha la radio en OM principalmente en su camino hacia y desde el trabajo. Ahora, estas audiencias están cayendo simplemente porque la gente está conduciendo menos. El segmento de audiencia con más poder adquisitivo está teletrabajando desde casa, y ya no escucha la radio en OM. Además, el desempleo se está disparando. El movimiento estructural en curso de la OM a la FM se acelerará. Gran parte del mundo de la radio en OM, tal como la conocemos, se convertirá en cosa del pasado antes de lo esperado, a menos que pueda rehacer su modelo de negocio.

Para un formato será particularmente duro: los deportes. A medida que se cancelan los principales eventos y competiciones deportivas, no queda nada que transmitir. Las repeticiones, los programas de entrevistas y los aspectos más destacados históricos no pueden sostener el negocio por mucho tiempo. Por otro lado, hay luz al final del túnel. Si sólo se reanudasen las actividades deportivas, la radio podría atraer parte de la atención de los aficionados al deporte. Si asistir a eventos deportivos en persona es visto como un riesgo para la salud, escuchar deportes en la radio (o preferiblemente verlo en la televisión) se convertirá en una opción más lucrativa.

La pandemia está obligando a personas de todo el mundo a llevar a cabo todo en línea, en lugar de en persona. ¿Qué escuchan al duplicar el tiempo que pasan en línea? Radio en línea, por supuesto. Si una emisora aún no está transmitiendo en línea, es hora de comenzar a hacerlo inmediatamente.

Esta crisis dramática exige una inversión rápida y seria en innovación. Los modelos de negocio tienen que seguir las demandas y el comportamiento cambiante de los consumidores. Innovar o morir. Las estaciones deben transmitir en las plataformas que su audiencia, o audiencia potencial, está utilizando ahora. En cuanto a los directos, tienen que ir a los lugares donde su audiencia ya no puede ir. Esta es una rara oportunidad que tienen las emisoras de radio, pues puede ofrecer ventanas al mundo a sus audiencias que ya no pueden experimentar por sí mismos.

Aún más importante, la pandemia es una rara oportunidad para que una emisora de radio se convierta en el punto focal de la interacción social en su comunidad. Cuando las personas ya no pueden reunirse de forma segura en persona, ni reunirse en restaurantes, ni en grupos de pasatiempos, iglesias, o cualquier forma de interacción social, la radio podría convertirse en la sala de estar compartida por la comunidad. Para lograr esto, la radio tiene que ser en directo y local. Es caro, pero vale la pena.

Sobre el problema más peliagudo de la caída de los ingresos: este sería el momento de experimentar al menos con el crowdfunding. Cuando ocurre un desastre, la gente escucha la radio. Las audiencias dependen más que nunca de los organismos de radiodifusión, pero ya no pueden apoyar a las empresas que apoyan a los medios de radiodifusión. ¿Qué tal apoyar directamente a los medios? Las estaciones de radio necesitan planificar específicamente lo que está destinado a suceder a menos que las fuentes de ingresos repunten. Cuando el patrocinio público o privado directo está disponible, ahora es el momento de hacerlo realidad.

Si el servicio prestado por una emisora de radio es relevante, significativo e indispensable para la comunidad, la comunidad actuará para defenderla y apoyarla. Si una estación de radio no es nada de lo anterior, merecerá convertirse en una cosa del pasado. Si un medio de comunicación es, en particular, un salvavidas para su comunidad, seguirá prevaleciendo, e incluso surgirá más fuerte una vez que la crisis haya terminado.

—-

* Mika Mäkeläinen es periodista de la Compañía Finlandesa de Radiodifusión YLE.
Este artículo apareció en el blog del EDXC, Consejo Europeo de Diexisnmo, y su autor autoriza su reproducción y traducción de acuerdo a lo indicado en el mismo: “Con el espíritu de compartir, otorgando a cualquier publicación en línea o fuera de línea el derecho gratuito para publicar, traducir o compartir este análisis siempre y cuando se mencione la fuente original y esté vinculado esta publicación”

Print Friendly, PDF & Email