En todas las cosas pasa lo mismo, ya sea en relojes, máquinas fotográficas, automóviles o cualquier otro articulo de consumo; se puede también comprar receptores de Onda Corta de variados precios y calidades, y hoy día tenemos en el mercado nacional suficientes modelos y marcas donde poder elegir. Esta variedad puede, para el aficionado principiante, ser un pequeño problema y hacer difícil el saber cual aparato comprar. Para diexista veteranos también, la decisión de cambiar de equipo les supone una serie de dudas y vacilaciones, pensando que dentro de uno o dos años su receptor, recién adquirido, se habría quedado anticuado y con unas prestaciones inferiores a los nuevos que salgan al mercado. Por otra parte no podemos olvidar que estamos limitados al presupuesto disponible y casi siempre no podemos comprar lo que nos gustaría, sino que tenemos que atenernos a las posibilidades de nuestro bolsillo.

En este página vamos a tratar, de una forma sencilla, de simplificar la tarea del aficionado diexista de escoger un receptor de Onda Corta de acuerdo con su economía, del trabajo que piense realizar y de los conocimientos técnicos que posea. Aquí explicaremos algo sobre las especificaciones técnicas de los equipos de Onda Corta, a la vez que daremos algunas indicaciones útiles sobre cómo hacer una buena compra, ya sea de un aparato nuevo o de segunda mano en buen estado de conservación.

Primeramente hay que decir que actualmente todos los receptores de Onda Corta son muy similares entre sí y que comparten gran cantidad de características comunes. La principal diferencia es que hay equipos en los que el proceso de conversión a frecuencia intermedia se puede repetir dos y hasta tres veces, y en estos casos se llaman de doble conversión o triple conversión, siendo estos últimos los más caros. Como ya sabemos, los aparatos de Onda Corta cubren toda la gama de frecuencias, sin lagunas, desde 0 a 30 MHz. y por lo tanto nos limitaremos a estos modelos y dejaremos de lado aquellos que también disponen de FM y VHF.

Especificaciones

Conocer los datos técnicos es lo primero que se debe saber para poder compararlos con otros antes de comprar un aparato. Es normal que cada fabricante informe, de la forma más atractiva posible, sobre sus especificaciones y hay que tener especial cuidado cuando comparemos varios equipos pues podemos creer que estamos contrastando datos supuestamente similares cuando en realidad son muy dispares al estar referidos a distintos par metros técnicos.

Impedancia

La impedancia viene a ser una cierta oposición o resistencia al paso de las ondas electromagnéticas. En el caso de un receptor, se llama impedancia de entrada a la impedancia que debe tener una antena para que el equipo funcione a su más alto nivel de eficiencia. Algunos aparatos traen el llamado trimer de antena que les permite adaptar su impedancia de entrada para poder trabajar con distintas antenas, de impedancias diferentes. Otros modelos, para funcionar con antenas diferentes, traen tomas varias; coaxial de 50-75 ohmios y normal para 300 ó 500 ohmios, El tener varias tomas de antena, supone una mayor flexibilidad en el uso de éstas y en las prestaciones del receptor. En cuanto a la impedancia de salida se utiliza para la toma de auriculares y es única por aparato. Las mas corrientes pueden ser de 4-8 ohmios, 8-16 ohmios y 16-32 ohmios. Los cascos que utilicemos deben tener la misma impedancia que nuestro receptor.

Relación señal/ruido

Este dato técnico es muy importante al ir a comprar un nuevo receptor, pero hay que decir que es el que menos tenemos en cuenta, bien por falta de conocimientos o porque muchas fábricas no lo reseñan en sus folletos. Esta relación señal/ruido se expresa en decibelios (dB) y se refiere a la diferencia que hay entre la señal sintonizada y el ruido de fondo presente, que no tiene nada que ver con las interferencias o par sitos exteriores, pues este ruido de fondo lo genera el propio receptor. Si la señal sintonizada, por ejemplo, es 20 veces superior a la del ruido de fondo, entonces la relación señal/ruido ser de 13 dB. Visto esto, podemos deducir que cuando mayor sea la relación señal/ruido, mejor ser la calidad del aparato. En equipos “hi-fi” se llega a cifras de 80 ó 90 dB, pero en receptores de Onda Corta 60 ó 65 dB ya esta muy bien.

Sensibilidad

Muchos radioaficionados y diexistas consideran que la sensibilidad de un receptor es la magnitud que mejor nos aclara, por su exactitud, la calidad del mismo y su capacidad receptora. La unidad de medida es el microvoltio y cuanto menor sea la cifra, mejor ser la sensibilidad del aparato en cuestión. Sin embargo para que este dato técnico sea claro para conocer la calidad de un equipo, tiene que venir acompañado de otros como la relación señal/ruido, la impedancia de entrada y también para qué gama de frecuencias se aplica dicha sensibilidad. Hay que aclarar que la sensibilidad de un receptor varia según las frecuencias. Por otra parte y para mostrar el significado de la sensibilidad en un equipo, pongamos un ejemplo: con una sensibilidad de 1.5 microvoltios, con una relación señal/ruido de 13 dB y una impedancia de 300 ohmios, todo esto significa que este aparato sólo necesita una señal de 1,5 mircovoltios para que al entrar en él a través de una antena de 300 ohmios de impedancia, produzca una señal audible 20 veces más potente que el ruido de fondo.

Selectividad

Sin duda esta es otra de las especificaciones importantes de un receptor y representa la habilidad que tiene para separar dos señales de próximas frecuencias, de modo que cada una se pueda sintonizar y escuchar claramente independiente una de otra. Para que este dato dé una información completa, tiene que venir acompañado de otro que se llama ancho de banda. Tanto la selectividad como el ancho de banda se expresan en dB y por ejemplo un ancho de banda de 8 KHz indica que a +4 KHz o a -4 KHz, partiendo de la frecuencia central, la señal va disminuyendo. Un ancho de banda de 10 KHz es bueno para oír música, pero malo para la escucha de la Onda Corta, que necesita un ancho máximo de 5 KHz. Los valores de 3, 2 y 1 KHz son ya muy buenos para un receptor de comunicaciones. Por otra parte dos aparatos pueden tener el mismo ancho de banda y, sin embargo, tener niveles de selectividad completamente diferentes. Para contrastar estos datos habría que recurrir a las gráficas de las curvas de selectividad, tarea muchas veces imposible para un simple aficionado.

Estabilidad

Este dato indica con qué fidelidad el oscilador del aparato mantiene estable la frecuencia sintonizada sin separarse en ningún sentido. Por ejemplo, una especificación podría ser “inferior a +100 hertzios tras 30 minutos de estar encendido”. Esta especificación es casi siempre eléctrica; no obstante, la estabilidad mecánica también, en algún caso, puede tener su importancia, aunque ya nunca se menciona. La estabilidad no tiene sentido si se trata de un receptor con sintetizador de frecuencia por PLL del tipo de los que últimamente inundan el mercado de marcas como SONY, JRC, SANGEAN, PHILIPS, GRUNDIG, etc.

Rechazo de Imagen

Otro dato que ayuda a diferenciar un buen receptor de otro es el nivel de rechazo de imagen. Esta característica da cuenta de la habilidad del receptor para rechazar señales fantasmas producto de la mezcla de frecuencias en el mismo. Estas señales se producen a frecuencias dos veces mayor que la intermedia, por encima o por debajo de la frecuencia central original. Si utilizamos un receptor con una frecuencia intermedia de 455 KHz, que es la normal, y tenemos una frecuencia sintonizada de 20 MHz, las imágenes fantasmas pueden aparecer, más débiles, en 20.910 KHz (20.000 + 2 x 455 KHz) o en 19.090 KHz (20.000 – 2 x 455 KHz). Los buenos receptores tienen un rechazo de imagen de hasta un nivel de 60 dB y, por lo tanto, a más alta cifra, mejor calidad del receptor.

Características técnicas

Los receptores actuales vienen dotados de parecidos mandos como control de ganancia de RF (Radio Frecuencia), volumen para AF (Audio Frecuencia), medidor de señal, ancho de banda ajustable, preselector sintonizable, lectura digital, atenuador de ruidos de una o varias posiciones, ensanche de banda, control de sintonía, de tono, … etc. y también con una serie de conexiones para altavoz exterior, auriculares, alimentación AC, por batería, coaxial para antenas, para antenas de hilo largo, toma de tierra, toma para grabación, … etc. Repasaremos todas sus características para comprobar si se adaptan a nuestras necesidades y decidir entonces su adquisición.

Al comprar un aparato

No hay que precipitarse; hay que contrastar datos y ver nuestras posibilidades económicas. Si se es principiante o se le va a dar un uso limitado, no es aconsejable adquirir un equipo costoso. Si por el contrario se trata de un diexista veterano, hay que buscar lo que a uno le conviene, dejando los caprichos aparte y, eso sí, teniendo siempre en cuenta nuestras posibilidades económicas.

Nuevo o usado

Es una pregunta a la que no es fácil contestar, pues depende de muchas circunstancias de tipo particular. Por lo general no es aconsejable que un principiante adquiera un equipo de segunda mano, ya que por su falta de conocimientos es más fácil que le convenzan para la compra y luego se encuentre con un modelo anticuado o en deficiente estado, por mal uso del mismo Por otra parte en España el comercio de equipos de radio de segunda mano sólo se realiza en Madrid y Barcelona y en el resto del país es prácticamente nulo; entonces hay que recurrir a otros colegas y aprovechar las oportunidades de cambio que se presenten.

Receptor usado

Veamos algunas indicaciones a tener en cuenta:

  • Conviene asesorarse de otros colegas mas capacitados que nosotros, exponiéndoles nuestras necesidades y presupuesto disponible.
  • Repasar las ofertas en los boletines y revistas especializados.
  • Investigar las marcas y modelos de venta en el mercado nacional y no adquirir nada importado por un particular.
  • Desconfiar de los modelos antiguos de lámparas, saldados a bajo precio.
  • Comparar costos con modelos similares.
  • Acompañado de un técnico revisar el aparato interiormente a la busca de cualquier componente dañado o de soldaduras dudosas realizadas en alguna reparación.
  • No dejarse engañar por rebajas fabulosas, pues ya se sabe que lo barato al final sale caro.
  • Recurrir a los distribuidores oficiales o representantes de las marcas, que posiblemente tengan algún receptor en buen estado, procedente de un cambio.
  • Si después de todas estas consideraciones no se considera uno capaz de elegir un receptor o no lo encuentra, decidir sin más la compra de uno nuevo.

Receptor nuevo

Esto es mucho más fácil que la compra de uno usado. Hay que consultar con otros colegas y repasar los comentarios que aparecen en los boletines sobre los modelos recientes que se pueden comprar en el comercio nacional. Actualmente tenemos en España unos 15 ó 20 modelos donde elegir de diversas marcas. Por falta de repuestos, en caso de avería, no es aconsejable traer del extranjero las marcas que todavía no tenemos aquí como: STANDARD, COLLINS, HITACHI, RACAL, etc. Hay que elegir el modelo que más convenga, pues hoy día todas las marcas dan plena satisfacción al radioescucha, diferenciándose en unos pocos detalles y en el precio.

Por último, si quieres más información puedes visitar alguna de las páginas de los fabricantes o de los vendedores de equipos. Una breve lista tienes en nuestra página del diretorio web.

Buena compra y suerte

Origen: MADRIDX núnero extra

Más info sobre receptores portátiles que hay en el mercado en http://www.universal-radio.com/catalog/portable.html  o de sobremesa en http://www.universal-radio.com/catalog/commrxvr.html

Download PDF

Comentarios

Cómo elegir receptor de OC — No hay comentarios

Deja un comentario