Galería.

Galería

Aparte de las informaciones y noticias, también publicamos artículos y reportajes, pues informan sobre otras realdiades y opiniones a aquellas personas que visitan el lugar.

Obviamente, puedes mandarnos este tipo de escaneados mediante la página de colaboraciones desde la que nos puedes madar, si quieres, hasta ficheros.

Por si tienes interés, desde finales de marzo de 2014 almacenamos todos los artículos, por lo que puedes leerlos y/o imprimirlos.

Éstos son los dos últimos artículos publicados y recuerda que si le das al + se despliega el texto del mismo y que si cliqueas en el titular, puedes verlo individualmente por si quieres imprimirlo.

UN NUEVO CAMBIO (AER, Asociación Española de Radioescucha, 2020-06-29 10:59:52)

UN NUEVO CAMBIO

2020-06-29 10:59:52 | AER, Asociación Española de Radioescucha

La historia de la AER está llena de cambios, de todo tipo. Hagamos un poco de memoria…

En 1977, unos cuantos socios del Atlántico DX Club, ante su declive, fundan el Grupo de Escucha del Centro de España (GECE), que tarda un año en empezar a publicar su boletín mensual MadriDX, en concreto el número 0 vio la luz en diciembre de 1978.

Durante los trece años siguientes, se publicaron 147 números de MadriDX con un comité de redacción que, no sólo incluía a directivos del club, sino a numerosos socios, incluso fuera de España. Desde las primeras composiciones, a simple página fotocopiadas y grapadas, a las últimas ediciones, en forma de folleto realizado en offset.

En enero de 1984, el GECE se transformó en la Asociación G.E.C.E., Asociación de Grupos de Escucha Coordinados de España, pero el boletín siguió su propia curso.

Cuando el 16 de marzo de 1991 se fundó la AER, Asociación Española de Radioescucha, tras la fusión de AREA y ADXA con la Asociación GECE, se creó un nuevo boletín denominado El Dial que tomó lo mejor de los boletines de estas entidades (QTC Libre DX, Dial y MadriDX), saliendo su primer número en abril de 1991.

Pero, a mediados de su vida, en enero del año 2000, se lanzó una versión electrónica del boletín de la AER, denominado El Dial (e). Once meses después, por cierto, se lanzó un boletín en PDF dedicado exclusivamente a la FM, denominado El Dial (fm). Más tarde, en enero de 2013 se añadió la versión ePUB de El Dial (e).

Pues bien, el ocaso de la afición, la disminución de socios y el aumento de los costes de publicación y envío del boletín en papel llevó a la toma de una decisión: cancelar el boletín impreso en enero de 2008.

El pasado mes de enero, desapareció El Dial (d), el boletín que se ofrecía de forma gratuita en la web de la AER. Lamentablemente, tenía escaso seguimiento, pues no llegaba a 400 visitas de mayo a diciembre del pasado año. Por tanto, se decidió su cancelación, pues no merecía la pena el esfuerzo que llevaba su publicación para las escasas personas que lo leían.

Y… llegamos a la actualidad. Como todos sabemos, hay varias causas que provocan el ocaso de nuestra afición, entre ellas, que el mundo del entretenimiento ha creado numerosas aficiones, restando tiempo y personas a la nuestra. Cada año que pasa, los aficionados se hacen más y más mayores, más sabios, eso sí, pero no hay recambio generacional. Así pues, si a lo anterior, le sumamos el escaso nivel de colaboraciones que se recibe, la disminución del número de socios y el escaso interés que se muestra, nos fuerza a tomar la decisión de cesar en diciembre de 2020 la publicación de los boletines: El Dial (e) en PDF y ePUB, así como de El Dial (fm) en PDF. En total, se habrán publicado 357 números de El Dial (e) a lo largo de sus 30 años de vida; así como 238 números de El Dial (fm) durante 20 años.

Pero, no os alarméis, que en enero de 2021 nace El Dial (i) con los mismos contenidos que el actual El Dial (e), pero sólo en formato página web. Como es lógico, estos contenidos serán de disfrute exclusivo de los socios de la AER que verán aparecer en el menú superior de la web de la AER una nueva opción con el nombre y secciones de este boletín.

En realidad, para ser honestos, los redactores comenzarán a publicar entradas desde inicios del mes de diciembre, por lo que desde ese momento ya pueden ser leidas por los socios de la AER, ya que el 1 de diciembre se habilitará el acceso a El Dial (i) a los socios, opción que se ubicará en el menú superior de la web.

Además, hemos de informar que cada contenido subido al boletin caducará, por lo general, entre uno y dos meses después. Las excepciones a esta regla serán las entradas relativas a diplomas o concursos, por ejemplo. Por otro lado, las entradas que hayan expirado desaparecerán de la sección, pero se podrán consultar en cada sección como “anteriores”.

Para los que añoren los boletines en PDF, o quieran coleccionarlos, hemos preparado sendas páginas con el boletín “completo”, con todos los contenidos vivos de los dos boletines -El Dial (i) y El Dial (fm)-, ordenado por secciones y apartados, de manera que se pueda generar un fichero PDF con la herramienta que hay en cada página de nuestro sitio web. Incluso, dicho PDF generado automáticamente, tendrá un índice muy similar al de El Dial (e) o El Dial (fm) en PDF.

Además, se ha creado una lista de correo llamada “EDi” para informar por correo electrónico de las entradas que publiquen los redactores en El Dial (i). La misma estará disponible a inicios de diciembre y la suscripción se hará desde la página web de entrada a El Dial (i), siendo -como es lógico- solo para socios de la AER.

Para los lectores de El Dial (fm), les recordamos que disponen de un canal RSS al que se pueden suscribir con sus dispositivos móviles y/o programas específicos, incluso algunos de gestión de correo permiten agregar canales RSS de noticias. Obviamente, la lista de correo ‘EDFM’ para la notificación de la disponiobilida del PDF de El Dial (fm) dejará de tener sentido en 2021, por lo que será cancelada en diciembre de 2020.

Esperamos seguir durante años apoyando nuestra afición con uñas y dientes, adaptándonos en cada momento a las nuevas circunstancias.

Esta nueva transformación conlleva una rebaja muy importante de la cuotas anuales de socio que se unifican y cuya cantidad pasa a ser de unos simbólicos 6 euros. En cuanto al aspecto práctico:

  • Los socios que tengan cuotas pagadas  que superen 2020, verán duplicada la duración que exceda de 2020. Esta operación se desarrollará durante los próximos meses, antes de enero de 2021
  • Para 2021, las cuotas se unificarán en una sola que llamaremos cuota anual única (CAU-NORM-001) y que estará disponible en nuestra tienda a partir del 1  julio de 2020, pero que aplica en enero de 2021
  • El 1 de junio de 2020 desaparece la cuota anual normal así como las cuotas especiales y los combinados de la cuota
  • El 1 de junio aparece una nueva página privada para los socios que desea renovar sus cuota: misCuotas, que está en el menú Privado > miAER > misCuotas
  • Desde el 1 de junio hasta fin de 2020 aparece la cuota mensual de socio de la AER (hasta 12/2020), de manera que su importe irá disminuyendo en función del número de meses que queden para finalizar 2020, a razón de un euro cada mes. Habrá dos de estas cuotas mensuales en la tienda:
  • Una pública (CMT-NUEV-001) para los NUEVOS socios, a la que acceden todos los visitantes de la web y que calcula el número de meses en función de lo que falte para llegar a finales del año 2020
  • Otra privada que está en misCuotas (CMT-SOCI-001) para las RENOVACIONES de los actuales socios que solo ven, precisamente, los socios previo inicio de sesión y en la que se calcula el número de meses que debe abonar el socio en cuestión, o sea desde la fecha de vencimiento de su cuota hasta finales del año 2020
  • El 1 de julio de 2020 aparecen en la página privada misCuotas los nuevos combinados con la cuota única, por lo que serán efectivos -en relación a la aplicación de la cuota- desde 1 de enero de 2021
  • El 1 de diciembre finalizan los productos temporales, se integran todos los productos de las cuotas en la tienda
IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LA EMISORAS DE RADIO (Mika Mäkeläinen*, 2020-04-08 18:04:29)

IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LA EMISORAS DE RADIO

2020-04-08 18:04:29 | Mika Mäkeläinen*

¿Qué significa la pandemia para las emisoras de radio? Todavía no he visto ningún análisis en ninguna parte, así que pensé en tratar de medir algunos posibles resultados y nuevas estrategias con una visión global. Naturalmente, la profundidad de los cambios dependerá de cuánto tiempo continúe el confinamiento. Sin embargo, mientras no haya cura o vacuna contra el nuevo coronavirus, veremos cambios de estilo de vida más o menos permanentes que alterarán fundamentalmente el mundo de la radio.
En primer lugar, los organismos de radiodifusión tipo BBC -empresas de radiodifusión pública de propiedad estatal pero editorialmente independientes- parecen estar prosperando, relativamente hablando. Las calificaciones han mejorado y la demanda de periodismo independiente confiable parece es insaciable. Sin embargo, a largo plazo, su fuente de financiación comenzará a secarse, ya que los gobiernos se están ahogando en deudas y se enfrentarán a recortes inevitables. Los medios de comunicación perderán, puesto que los fondos públicos deben desviarse a la atención de la salud y a potenciar la red de la seguridad social.

Los organismos de radiodifusión comercial ya están en graves dificultades. Los ingresos publicitarios se han reducido, a pesar de que las audiencias se han disparado. Esta situación se volverá insoportable a largo plazo. Prácticamente todos los ingresos publicitarios se basan en la demanda de los consumidores, y no cualquier demanda, sino (especialmente para las estaciones locales) en su mayoría proveniente de empresas de servicios locales. Gran parte de esa actividad comercial se ha detenido o se ha reducido considerablemente, y cualquiera que sea el negocio que quede, las empresas no tienen dinero para la publicidad. Del mismo modo, el público no tiene dinero para otras necesidades que no sean las necesidades básicas. Podemos esperar un tsunami mundial de quiebras en la industria de la radio comercial, a menos que les vengan a rescatar fuentes de ingresos alternativas. Más sobre este asunto, algo más adelante.

Hay algunos sectores en la radio comercial que tienen especialmente gran éxito. Piénsese en la OM de los Estados Unidos, que es uno de los pocos países donde las emisiones de radiodifusión por OM todavía existen a gran escala. La gente escucha la radio en OM principalmente en su camino hacia y desde el trabajo. Ahora, estas audiencias están cayendo simplemente porque la gente está conduciendo menos. El segmento de audiencia con más poder adquisitivo está teletrabajando desde casa, y ya no escucha la radio en OM. Además, el desempleo se está disparando. El movimiento estructural en curso de la OM a la FM se acelerará. Gran parte del mundo de la radio en OM, tal como la conocemos, se convertirá en cosa del pasado antes de lo esperado, a menos que pueda rehacer su modelo de negocio.

Para un formato será particularmente duro: los deportes. A medida que se cancelan los principales eventos y competiciones deportivas, no queda nada que transmitir. Las repeticiones, los programas de entrevistas y los aspectos más destacados históricos no pueden sostener el negocio por mucho tiempo. Por otro lado, hay luz al final del túnel. Si sólo se reanudasen las actividades deportivas, la radio podría atraer parte de la atención de los aficionados al deporte. Si asistir a eventos deportivos en persona es visto como un riesgo para la salud, escuchar deportes en la radio (o preferiblemente verlo en la televisión) se convertirá en una opción más lucrativa.

La pandemia está obligando a personas de todo el mundo a llevar a cabo todo en línea, en lugar de en persona. ¿Qué escuchan al duplicar el tiempo que pasan en línea? Radio en línea, por supuesto. Si una emisora aún no está transmitiendo en línea, es hora de comenzar a hacerlo inmediatamente.

Esta crisis dramática exige una inversión rápida y seria en innovación. Los modelos de negocio tienen que seguir las demandas y el comportamiento cambiante de los consumidores. Innovar o morir. Las estaciones deben transmitir en las plataformas que su audiencia, o audiencia potencial, está utilizando ahora. En cuanto a los directos, tienen que ir a los lugares donde su audiencia ya no puede ir. Esta es una rara oportunidad que tienen las emisoras de radio, pues puede ofrecer ventanas al mundo a sus audiencias que ya no pueden experimentar por sí mismos.

Aún más importante, la pandemia es una rara oportunidad para que una emisora de radio se convierta en el punto focal de la interacción social en su comunidad. Cuando las personas ya no pueden reunirse de forma segura en persona, ni reunirse en restaurantes, ni en grupos de pasatiempos, iglesias, o cualquier forma de interacción social, la radio podría convertirse en la sala de estar compartida por la comunidad. Para lograr esto, la radio tiene que ser en directo y local. Es caro, pero vale la pena.

Sobre el problema más peliagudo de la caída de los ingresos: este sería el momento de experimentar al menos con el crowdfunding. Cuando ocurre un desastre, la gente escucha la radio. Las audiencias dependen más que nunca de los organismos de radiodifusión, pero ya no pueden apoyar a las empresas que apoyan a los medios de radiodifusión. ¿Qué tal apoyar directamente a los medios? Las estaciones de radio necesitan planificar específicamente lo que está destinado a suceder a menos que las fuentes de ingresos repunten. Cuando el patrocinio público o privado directo está disponible, ahora es el momento de hacerlo realidad.

Si el servicio prestado por una emisora de radio es relevante, significativo e indispensable para la comunidad, la comunidad actuará para defenderla y apoyarla. Si una estación de radio no es nada de lo anterior, merecerá convertirse en una cosa del pasado. Si un medio de comunicación es, en particular, un salvavidas para su comunidad, seguirá prevaleciendo, e incluso surgirá más fuerte una vez que la crisis haya terminado.

—-

* Mika Mäkeläinen es periodista de la Compañía Finlandesa de Radiodifusión YLE.
Este artículo apareció en el blog del EDXC, Consejo Europeo de Diexisnmo, y su autor autoriza su reproducción y traducción de acuerdo a lo indicado en el mismo: “Con el espíritu de compartir, otorgando a cualquier publicación en línea o fuera de línea el derecho gratuito para publicar, traducir o compartir este análisis siempre y cuando se mencione la fuente original y esté vinculado esta publicación”

Print Friendly, PDF & Email