Qué son las emisoras utilitarias y por qué las escuchamos

Las utilitarias son todas aquellas estaciones que no son ni de radiodifusión ni de radioaficionados, Básicamente se pueden dividir en dos grupos, servicio móvil y servicio fijo. En el primer grupo se encuentran todas las estaciones de móviles terrestres, barcos, aeronaves vehículos espaciales, etc. y sus respectivos corresponsales terrestres. En el segundo grupo encontraremos los sistemas de radionavegación, las emisoras de frecuencia patrón y de señales horarias, las meteorológicas, las de información geofísica (ursigramas) y las de punto-a-punto. Son muchos los diexistas y radioaficionados que después de explorar sus respectivas bandas se apasionan por las utilitarias. Para unos es un medio de conseguir nuevos países, ya que en muchos territorios donde la radiodifusión sólo operan en OM o FM, y por lo tanto son difícilmente audibles aquí, suele existir, por ejemplo, una costera que emite en OC, gracias a la cual podemos escuchar esos países. Para otros, es un medio de asomarse a un mundo diferente, al cual sus ocupaciones sedentarias no le dan acceso. Y así podríamos nombrar otras razones por las que uno se dedica a escuchar utilitarias.

Primera aproximación: informes y QSL

Los primeros informes a una estación utilitaria se suelen enviar con una cierta aprehensión, ya que el escucha sabe o intuye que está tocando un mundo reservado. Y lo cierto es que el Reglamento de Telecomunicaciones prohibe la intercepción, divulgación o la simple información pública de cualquier comunicación no destinada al público en general. Por otra parte, también se supone que el destinatario del informe será un profesional de la radio y, por lo tanto, no necesita de dicho informe. La experiencia, sin embargo, demuestra que esto no ha de ser un impedimento para enviar informes de recepción, ya que, salvo excepciones, las utilitarias suelen contestar, a veces con mucha amabilidad, incluso adjuntando información técnica en forma de folletos y artículos. muchas hasta tienen vistosas QSL. Ahora bien, de lo anteriormente dicho hemos de sacar dos consecuencias y tenerlas en cuenta:

 En los informes no debe de aparecer ningún dato que pueda ser considerado como confidencial (conversaciones privadas, información reservada, etc.). Esto, sin embargo, nos deja un margen muy amplio con las señales de radio-navegación, horarias, boletines meteorológicos de aviación, costeras, llamadas generales de las mismas, etc.

Se debe recordar que el informe no irá a un locutor de programas de radio, sino a un especialista en telecomunicaciones. Por lo tanto si queremos que nuestro informe le interese, deberá ser de buena calidad (descripción detallada de nuestras condiciones de escucha y cualificación de señal, seria y exacta) y que cubra un período de tiempo de varios días.

Eso no impide que en ocasiones la estación destinataria del informe nos pida el envío de otro informe o de informes continuos. Esto me ocurrió, por ejemplo con una costera recién inaugurada que aún no había comunicado con nuestra área y, por lo tanto, no tenía referencia de cómo se captaba aquí. En estos casos aprecian más nuestra colaboración de aficionados. Algunas estaciones, y no siempre, recuerdan en su respuesta el artículo del reglamento relativo a la confidencialidad, pero de forma habitual las respuestas de las utilitarias suelen ser de colaboración, pudiéndose tomar como ejemplo las cartas-QSL de las estaciones de la Armada Francesa, que acaban asegurándonos de “la cordialidad que nos une a los apasionados de las radiocomunicaciones”.

Tipos favoritos de diexismo utilitario

Si exceptuamos los que se dedican a la apasionante caza de radiopaises, suele pasar con los escuchas de utilitarias lo mismo que con el resto de los escuchas: se especializan. Lo mismo que hay radioescuchas especializados en tropicales, OM, estaciones sudamericanas, etc., hay escuchas de utilitarias expertos en radiofaros, marítimas u otros tipos. Por ejemplo, se sabe de un escucha holandés que tiene confirmadas un montón de embajadas, principalmente de Holanda y Suecia. De todos los tipos de emisoras utilitarias quizá las más favoritas son las marítimas, los radiofaros, las aeronáuticas y, ya con mayor experiencia, las fijas de punto-a-punto; aunque quizás para una iniciación sean más prácticas las de señales horarias. El tipo de diexismo utilitario que cada uno practica depende también del equipo receptor que se tenga, o sea del tipo de señales que se pueda recibir. Las utilitarias utilizan los tipos de modulación siguientes:

Telegrafía

A oído (o máquina): Morse, CW.

Automática (sólo máquina>: RTTY, radioteletipo Baudot o TOP (SITOR), RTTY Moore (pero no ASCII en radio).

Telefonía

Cada vez es más usada la banda lateral única (J3E), aunque todavía es posible escucharla en doble banda lateral y portadora (ASE); y a veces en sistemas combinados.

Facsímil

Para transmitir fotos de prensa o mapas meteorológicos u oceanográficos.

Para los sistemas de telegrafía automática se requiere una máquina que puede ser un ordenador personal y su correspondiente “software”). Para facsímil también se requiere máquinas, hace tiempo caras y voluminosas, hoy en día más baratas y sencillas.

Sin equipo para estos dos sistemas se puede pasar buenos ratos intentando descifrar o mejor dicho decodificar telegrafía Morse a oído. Para ello tenemos la ventaja, en utilitarias, de que las estaciones de radiofaro transmiten continuamente su indicativo con fines de identificación y, por lo tanto, se puede escuchar tantas veces como haga falta para entenderlo bien. De la misma forma las estaciones telegráficas costeras y de servicio fijo repiten continuamente su señal de identificación o de llamada, para la sintonía de los receptores.

Se decía anteriormente que para iniciarse quizás lo más cómodo sean las señales horarias. En este caso, en efecto, no hay duda ninguna en cuanto a su no-confidencialidad. Aunque no sean de radiodifusión, estas señales son para todo el mundo. Por otra parte las más importantes vienen listadas en el WRTH, por lo que será fácil identificarlas y conocer sus direcciones. Pero se deberá prestar atención en el caso de que estas emisoras de señales horarias además lo sean de frecuencia patrón, es decir que transmiten en 2.5, 5, 10, 15 6 20 MHz, ya que en este caso suelen estar varias en la misma frecuencia y, para no equivocarse, se habrá de esperar la identificación y comparar el tipo de señal horaria con la descripción de los libros (WRTH). Casi todas confirman con QSL o carta y algunas, como la CHU de Canadá, envían un folleto informativo.

Algunas como la WVV y la VWVH incluyen además en sus emisiones datos geofísicos, útiles para estudios de propagación o su previsión. Datos al respecto pueden obtenerse de la misma estación o de publicaciones más especializadas.

Las señales horarias pueden también ser un paso hacia las bandas marítimas, ya que, aparte de las estaciones de frecuencia patrón o de laboratorios científicos, también las emiten estaciones costeras o de servicios hidrográficos para uso de los barcos. En España las señales horarias son transmitidas por el Servicio Hidrográfico de la Armada a través de su estación de San Fernando (Cádiz), EBC.

Sobre radiofaros han sido publicados varios artículos en la revista EL DIAL al curso de los últimos años, por lo que no vamos a insistir más sobre ellos.

El Servicio Marítimo

Dentro de este servicio podemos escuchar dos tipos de estaciones: las estaciones costeras y las de barco (móvil marítima). Todas ellas emiten en bandas bien delimitadas, por ejemplo: 1606-1625, 1635-1800, 2190-2194… sin olvidar la frecuencia internacional de llamada y socorro en 2182 KHz. Al ser esta frecuencia de llamada, se puede, en ella y en pocos minutos, captar muchas estaciones, principalmente a partir del 3Q y 33Q minuto después de la hora exacta. En efecto, los tres primeros minutos de cada media hora son de escucha silenciosa obligatoria para todas las estaciones de barcos y costeras, con el fin de facilitar la recepción de posibles llamadas de socorro. Inmediatamente a continuación suelen llamar las costeras para pasar el aviso de las frecuencias de trabajo en las cuales emitirán sus boletines meteorológicos y/o listas de tráfico. Estas son las listas de barcos para los cuales la costera tiene un mensaje o una llamada telefónica pendiente. Al final las costeras indican habitualmente en qué frecuencias escuchan, ya que casi todo el tráfico marítimo se efectúa en dúplex, es decir con una frecuencia barco-costera y otra diferente costera-barco.

Por esta razón las bandas que hemos visto antes están divididas en dos partes: la inferior, para frecuencias de barcos y la superior, para frecuencias costeras. éstas a su vez están divididas en sub-bandas para morse, RTTY, telefonía, facsímil, etc.

Normalmente las que más oiremos serán las estaciones costeras, ya que son más potentes que las estaciones de los barcos. Además, mientras el barco sólo emite cuando tiene tráfico, las costeras suelen transmitir continuamente una cinta con su identificación y la indicación de las frecuencias que escucha en ese momento, con lo cual se simplifica también la sintonía. Incluso algunas, como SAG, GOTEBORG RADIO, tienen su estación controlada por un ordenador que transmite alternativamente, de forma automática, la llamada y una lista de tráfico actualizada. Habitualmente las estaciones costeras suelen confirmar por carta o con QSL y en muchos casos adjuntan documentación técnica, horarios y hasta adhesivos.

Parecidas a las últimas, pero con frecuencias propias en otras bandas, están las estaciones de las armadas, que también suelen ser buenas confirmadoras de informes. Estas confirmaciones, siempre amables, son más o menos detalladas según el país, y van desde las que cuentan más de lo que esperábamos hasta las que acusan recepción y agradecen el informe, pero no están autorizadas a confirmar. En cuanto a España, no conozco la política al respecto.

El Servicio Aeronáutico

Tiene la finalidad de mantener el contacto entre aeronaves en vuelo y la tierra. También existen estaciones aeronáuticas de tierra-a-tierra, para mensajes de servicio entre aeródromos o centros de control, pero éstas suelen estar en frecuencias punto-a-punto. Las bandas de frecuencias específicas del servicio aeronáutico, por ejemplo, son: 2850-3155, 4650-4750, 8815-9040…

Aquí el tráfico es casi siempre en símplex y en telefonía y, contrariamente al caso de las marítimas, las que mejor oiremos serán las emisoras de los aviones, ya que, aunque menos potentes, están mejor situadas para que las ondas nos lleguen bien. También es característico de este tipo de tráfico su rapidez y concisión, así como la utilización de abreviaturas y términos muy específicos, que hacen necesaria una cierta práctica para entenderlo. En contrapartida es apasionante el poder seguir desde casa el viaje de un avión. Debe señalarse la particularidad de que en las zonas de población muy densa, donde hay por ende una gran densidad de tráfico, las comunicaciones aeronáuticas son más cortas al haber más estaciones en tierra y se hacen en frecuencias de VHF (AIR de 118-135 MHz.), motivo por el cual no se oye control aéreo europeo en onda corta. Todo lo más podremos oir las estaciones de las compañías aéreas con sus aviones en vuelos transoceánicos. En control de tráfico sólo oiremos las estaciones de Shannon, Prestwick, Gander y Nueva York para los vuelos transatlánticos, así como estaciones de Africa, Asia, Sudamérica y del área del Pacífico.

Las bandas preferentes durante el día serán las de 8, 11 y 13 MHz. y durante la noche las de 4, 5 y 5 Mhz. Concretamente en 8894 y 8903 KHz. se podrá escuchar a numerosas estaciones del Norte de África. Interesantes también son las llamadas frecuencias VOLMET, donde se emiten cada media hora los informes meteorológicos y previsiones de los aeródromos más importantes de cada zona. En Europa los emite Shannon en 5640 y 8957 KHz., además de 3413 de noche ó 13264 KHz. de día. La emisión dura 25 minutos y empieza con cada media hora.

Emisoras punto-a-punto

Mientras hasta ahora hablábamos de estaciones destinadas a conectar con otras ubicadas en diversos puntos, las que trataremos a continuación tienen por objeto conectar a un punto concreto con otro también concreto, lo que obliga a antenas más direccionales y a menos frecuencias.

Estas emisoras son operadas por la mayoría de las organizaciones de Correos, Telégrafos y Teléfonos del mundo, o bien por grandes Compañías como la ITT World Communication, la American Telephone & Telegraph (ATT), la Cable & Wireless Ltd., etc. y también por los gobiernos para comunicar con sus embajadas o bases en el extranjero, etc.

Las emisoras punto-a-punto están incluidas en el llamado Servicio Fijo. Para no enumerar aquí la larga lista de frecuencias que les corresponde, podemos decir que pertenecen al servicio fijo todas las bandas que no son de radiodifusión, ni de radioaficionados, ni de servicios móviles (bien sean marítimos, aeronáuticos o terrestres).

De igual manera que las marítimas, estas emisoras ocupan su frecuencia, cuando no trafican, con una señal de identificación para sintonía. Estas señales son las que en todo caso nos servirán de soporte para un informe, ya que el tráfico, por definición, es confidencial y nos está vedado el escucharlo (además es probable que esté cifrado y nos sea ininteligible).

Cuando la propagación lo permite, es en las bandas altas (15 a 24 MHz.) donde se conseguirá los mejores DX y, además, con señal más limpia

Información específica

Contrariamente a lo que se podría pensar, hay mucha literatura sobre el tema de las estaciones de utilidad. Por supuesto, la más exacta es la procedente de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), con sede en Ginebra, pero el coste de sus publicaciones no esta al alcance del aficionado medio. Otras informaciones muy exactas son las editadas por las propias estaciones o sus administraciones de tutela. También se puede adquirir las publicaciones para profesionales, como los libros de radioseñales de los diversos Institutos Oceanográficos o como las publicaciones de Jeppesen para la aviación. Más específicas para los aficionados son las publicaciones como la editada por Klingenfuss, de la R. F. de Alemania (ver ediciones anteriores de EL DIAL, de Ferrel en EE.UU. (ver WRTH) o de Michiel Schaay en Holanda. Como complemento a las mencionadas publicaciones será útil leer las revistas de otros clubes con más antigedad, que en algunos casos, por tener mayor número de socios, recopilan más información de utilitarias.

Evolución y futuro

En las utilitarias, como en las otras bandas, el desarrollo de la técnica en el campo de las micro-ondas y de la informática influye muchísimo. Con las micro-ondas y los satélites, que permiten hacer de repetidor, las frecuencias de comunicación se desplazan cada vez más hacia arriba. Hoy por hoy, sin embargo, las bandas de onda corta siguen bastante saturadas y, por lo tanto, siguen dándonos bastante que escuchar. En cuanto al desarrollo de la informática, se traduce en un aumento del uso del RTTY. cifrado, manipulaciones de las señales, etc., que les confiere una mayor fiabilidad y seguridad (y por qué no, de confidencialidad). Como conclusión a este breve repaso, debemos recordar que esta actividad, apasionante por sus contactos con los profesionales, está en el límite de lo permitido y que sólo se nos admite en la medida en que sepamos ser discretos y serios en los informes.

Publicaciones

Klingenfuss Publications . Publicaciones como las guías de emisoras utilitarias han hecho famoso a su autor que tiene un muy bien merecido prestigio en los que diexistas dedicados a esta faceta del DX. Además de las mencionadas guías, cuenta entre sus productos con otros como la Internet Radio Guide, Radio Data Code Manual, antenas, etc.

Origen: MADRIDX número extra

Download PDF

Comentarios

DX en utilitarias — No hay comentarios

Deja un comentario